Los mejores lugares para hacer yoga viajando en México!

 

Viajar no es un pretexto para dejar de practicar yoga. Mientras vas visitando los lugares más bonitos del mundo puedes seguir con los buenos hábitos, las rutinas saludables y los asanas. En este artículo compartiré unos de los mejores lugares de México para practicar el yoga, tomando en cuenta el entorno, la belleza de los paisajes y la facilidad de las instalaciones. También encontrarás unas recomendaciones para unas visitas interesantes.

 

En la Ciudad de México

Xochimilco, el Equilibrio

Aunque estés en la Ciudad de México, puedes disfrutar de la naturaleza y de la tranquilidad en Xochimilco. Gracias a los cultivos de hortalizas y flores las mariposas y los pajaros abundan y además el ritmo es distinto. Súbete a una canoa y desarrolla tu equilibrio, es un buen reto, las sensaciones son muy diferentes a las experimentadas en tierra firme.


Las posturas que recomiendo: El guerrero 3, el águila, el cuervo, el bailarín, el escorpión para los expertos y el barco para estar en armonía con el lugar!

Mi percepción: todo el mundo fue muy amable con nosotras (viajaba con una amiga), es un encanto hablar con la gente, los comerciantes que cruzamos en los canales, navegando. Nos invitaron a saludar los ajolotes, especie endémica de Xochimilco y en peligro de extinción, también nos regalaron pulque. Desde algunos canales se aprecia el volcan Iztaccíhuatl, tuvimos la suerte de ir un día despejado y admirar su belleza.

Se requiere más concentración al realizar los asanas, no porque hubiera tomado pulque (nos lo regalaron después 😉 ), pero porque la canoa siempre está moviéndose ligeramente y el hecho de no tener un suelo firme desconcentra. Pero una vez que te estabilizas, es muy gratificante y agradable. Así que nos sentimos muy reconocidas después de un día con mucha experiencia positiva.

Chapultepec, la Meditación

El bosque de Chapultepec, pulmón de la gran México Tenochtitlan, es ideal para los que quieren disfrutar de los árboles y del canto de las aves. Ubicado en el centro de la ciudad, es muy fácil acceder y da tranquilidad en el medio del caos. Aquí hay mucho espacio (678ha), así que tienes dos soluciones:

  • si eres principiante puedes escoger un lugar aislado y tranquilo para practicar tus asanas e intentar meditar con la paz que te regala este parque en medio de la capital. Te recomiendo acercarte al museo del Cárcamo bajando en el metro Constituyentes.
@ariadna.tecpintli

 

 

 

 

 

  • si eres un experto en meditación, entonces quédate cerca del castillo y asume el reto abrazando los ruidos que te rodean. Escucha las bromas de los payasos, los gritos de los vendedores y de los niños, el tráfico, los aviones, las sirenas… acepta el momento y relájate.

¿Qué hacer? Si te gusta la cultura prehispánica, el museo de Antropología te gustará. Podrás apreciar las piezas más emblemáticas de cada civilización y aprender sobre la historia de los Olmecas, Mayas, Aztecas…

Mi percepción: La Ciudad de México en general me fascina por su riqueza cultural, su ambiente, su energía tan brutal. Chapultepec es un buen lugar para aprender sobre la historia del país gracias a los distintos museos que se encuentran allí y para estar en un lugar donde se puede respirar sin agobiarse.  El parque es tan grande que pude experimentar varias sensaciones, cerca del Castillo o del museo de Antropología, hay mucha animación y el reto de tranquilizarse es más grande. Pero alejándonos de allí pudimos encontrar muchos lugares tranquilos, hasta te hace olvidar el caos mágico de esta metrópoli.

Cerro de la Estrella

Otro lugar especial en México Tenochtitlan, donde se puede ver la ciudad desde un punto de vista interesante, donde todo parece lejos y pequeño, casi insignificante. Al ver la urbanización con esta altura y oir los ruidos de los vehículos y los perros con distancia te hace relativizar y ver las cosas con otra perspectiva.

Las posturas que recomiendo: Será bueno empezar con un saludo al Sol y después con unas posturas que te darán energía para empezar el día. Según tu cuerpo puede ser el Guerrero, el Perro boca abajo alternando con la plancha, postura de triángulo con extensión, plancha lateral…

Teotihuacán, Estado de México

El Despertar

Todas las zonas arqueológicas de México son idílicas para desconectar y practicar los asanas ya que suelen ser lugares donde la gente siente serenidad, hay mucho espacio y las construcciones arquitectónicas presentan pisos planos. Puedes instalarte sobre un templo o en un lugar más aislado si prefieres. Elegí Teotihuacán pero la República cuenta con más de 180 zonas arqueológicas abiertas al público, así que allí donde te encuentres, siempre habrá un sitio para ti. También me gusta Xochicalco, Palenque, Tulum, El Tajín, pero siempre recomiendo que vayas temprano para evitar la muchedumbre y disfrutar del amanecer.

@nadiaibanezortiz

Las posturas que recomiendo: Hacer una Salutación al Sol (o a la pirámide del Sol 🙂 ), para dar homenaje a los guerreros águilas y jaguares, la postura del guerrero y para estar en armonía con el lugar, la postura de la pirámide y de la luna o media luna.

Mi percepción: Me incómoda un poco practicar yoga mientras estoy rodeada de gente, así que fui muy temprano a la zona arqueológica para poder disfrutar de la calma antes de que llegaran todos los turistas. Qué bien hice: la neblina, los globos, la temperatura suave; Teotihuacán despierta lentamente. Estos momentos efímeros se tienen que saborear, pero luego, cuando los recuerdo siempre tengo ganas de volver atrás para estar un poco más. Es mágico.

Sierra Norte de Puebla

La flexibilidad

Los cafetos, orquídeas, helechos gigantescos, cascadas, ríos y grutas hacen de la Sierra Norte de Puebla un lugar especial. Es un mundo aparte, alejado, tranquilo. La neblina da suficiente agua para que crezca toda esta vegetación y para que surjan ríos encantandores.

¿Qué hacer? Lo imprescindible aquí son las excursiones para practicar rappel, visitar grutas, hacer canyoning. También puedes visitar la zona arqueológica de Yohualichan.

Mi percepción: Me faltan palabras para describir este paraíso. Aquí parece que la contaminación fue una pesadilla, la naturaleza predomina, el agua surge por todas partes cayendo en cascadas, formando laberintos en grutas, la vegetación es exuberante, ¡¿cómo no enamorarse!? Me sentí como en una burbuja, un paréntesis.

Ocurre lo mismo en cuanto al yoga, se puede practicar en muchos lugares y con mucha seguridad y tranquilidad.

Bacalar, Quintana Roo

En general no es muy práctico hacer yoga en la playa ya que el suelo no es estable. Pero si puedes encontrar un lugar plano como un pontón por ejemplo, entonces disfruta de los paisajes paradisiacos que ofrece Bacalar con sus lagunas coloridas.

 

 

 

 

¿Qué hacer? Paddle surf, comer cockeles de camarones, bucear…

Mi percepción: Intenté en varias ocasiones hacer yoga en la arena y resulta que no es un lugar para ejercer yoga. A lo mejor me conviene antes de surfear, pero para tener una buena sesión de yoga más vale encontrar un lugar plano y estable. El agua cristalina de Bacalar es impresionante y aquí otra vez, podemos estar seguros y serenos.

10 thoughts on “Los mejores lugares para hacer yoga viajando en México!”

  1. Thanks for your personal marvelous posting! I quite enjoyed reading it, you will be a great author.

    I will make sure to bookmark your blog and will often come
    back in the future. I want to encourage one to continue your great work, have a nice evening!

  2. I think this is one of the most significant info for
    me. And i’m glad reading your article. But want to remark on few general things, The
    website style is wonderful, the articles is really great :
    D. Good job, cheers

  3. He leído tu entrada con mucho interés y me ha parecido fantástica. Me has mostrado un mundo de nuevas posibilidades, sensaciones que es muy probable que jamás pueda vivir, sentir o compartir.
    Pero de la misma forma me has abierto los ojos y me has enseñado que quedarse a medias no sirve de nada. Durante un tiempo fui a yoga mental y meditación, a clases de meditación en el centro de yoga Shadak en la ciudad donde vivo, pero lo dejé. Lo dejé porque mi meditación no era suficiente para lograr lo que buscaba, lo que quería. Me sentía como un barco que navegaba y navegaba. Navegaba en círculos buscando un faro que me mostrase el camino. Pero ese faro jamás lo encontré.
    Leyendo tu entrada me has enseñado lo que ya sabía y no quería reconocer, que si abandonas jamás encontrarás ese faro que buscas, y por eso te doy las gracias. No hay pretextos para dejar de buscar, de practicar yoga. “Viajar no es un pretexto para dejar de practicar yoga”.

    1. Para mi también es muy dificil llegar al estado de meditación, pero con paciencia y práctica todos podemos llegar allí! Siempre tendrás la oportunidad de volver a intentarlo pero no te presiónes a ti mismo, tenemos que ir paso a paso. Que te vaya muy bien Jesús

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *